10 de marzo de 2008

TERGIVÉRSATE: La miel salvaje, Miguel Ángel Velasco


Cráneo privilegiado cuyas hipnóticas metáforas sirven de hermano de Rómulo a la poesía. Te mereces trescientos años de silencio y toda una generación que te reverencie y que te imite, pero que no te mate, sino brillo. Metafísico estáis y alegre el visionario que contempla vuestros versos. RO.

LA ROSA SECRETA

El cáncer es una fiesta de las células.

Hay una oscura rosa acurrucada
allá en tu propio fondo, en lo más tuyo,
profundo y extranjero.
No sabes su color, pero es tu sangre.
Arraiga en el ramal de tus entrañas.
La abonas con tu amor y con tu miedo.
Se cuaja en ese lecho de tus sueños más firmes
y entre la grava de tus pesadillas.
La riegas con tus lágrimas
no vertidas a tiempo.

Estaba en ti esa rosa desde siempre,
inscrita tu semilla antes del vértigo
del ovario y del rayo.
Desde el caudal abierto fue a parar
a tu breve corriente;
la transportó tu savia, y se hizo carne.
Allí, sin prisa, espera; hace memoria
de su lejano clima;
desarrolla su órbita precisa,
el milenario anillo repetido;
extiende las raíces, excavando
su soterraño cielo.
Se anuda en tierno hilo a ese pespunte
de las estrellas hondas,
aguardando el instante
de pulsar una música extremada:
esa apretada munición que impulse
el mortero del tiempo, dispersando
la alta metralla de la noche en fuga.

Será entonces
cuando la inusitada rosa alumbre,
con naturalidad, la artificiera
carga de su paciencia y lance, airosa,
en sed de firmamento sus bengalas
de fiebre, hacia el exceso renovado
de una fiesta remota.

Se encumbrará la púrpura
de tu jardín recóndito
al son de una violenta primavera.
Abrirá un cauce por tu cuerpo, en pos
de su cuenca escogida.
Y al llegar a la bóveda del ojo,
con la presión de un pétalo encendido,
levantará su párpado esa rosa
hambrienta de la luz. Y estarás ciego.


La miel salvaje, M. A. Velasco (visor 2003)

XV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha sorprendido el poema de M. A. Velasco. Sólo él, merece la alabanza inicial.

(Imagino que el poeta es el señor de la melena rubia y con el corazón de la camisa abierto).

Buena selección.

Hopi

arati dijo...

Uno de nuestros mejores poetas contemporáneos, sin duda.

Estoy preparando una entrada sobre él para mi blog y lo que me está resultando más difícil es conseguir alguna imagen...
y es que la imagen de M.A.Velasco es impactante.

Felicidades por el blog